“Ama la vida’ es el eslogan de Ecuador. Un lema bonito que hemos escogido para dar título a este artículo.  Y es que hay que amar mucho la vida para dedicar gran parte de tu tiempo y de tu esfuerzo a luchar por una causa, al servicio de la gente y sin ánimo de lucro, sobre todo en un mundo donde cada vez nos volvemos más egoístas y materialistas. Es el caso del Doctor caravaqueño AntonioLópez-Bermejo, que con su trabajo constante a través de la Fundación Española de Lucha contra la Leucemia (FELL) uno se da cuenta que existen esas personas de las que debemos aprender para hacer de este mundo un sitio mejor en el que vivir. Como caravaqueños debemos sentirnos orgullosos de contar con personas como él en nuestra sociedad. Nosotros ahora tenemos la suerte de poder colaborar en la medida de nuestras posibilidades con la fundación que preside; de ver y vivir en primera persona la labor que desempeña con personas que lo necesitan. Desde el año 2000 lleva colaborando el doctor López-Bermejo, a través de FELL, con Ecuador, un país que no cuenta con los medios necesarios para tratar el cáncer. Y menos en el caso de la leucemia, ya que muchos pacientes necesitan para salvar su vida un trasplante de médula ósea. La Fundación Española de Lucha contra la Leucemia le proporciona a personas -niños y adolescentes especialmente- que sufren de leucemia, la posibilidad de tratarse en España, teniendo así muchas más probabilidades de sobrevivir. La fundación se ocupa del traslado, tratamiento y mantenimiento de esos enfermos con escasos recursos económicos durante aproximadamente un año que se prolonga el tratamiento. Además, la FELL dispone de un albergue en Guayaquil (Ecuador) -lugar seriamente dañado por el devastador terremoto- donde pueden alojarse de forma gratuita las madres y aquellos niños, con cualquier tipo de cáncer y sin recursos económicos, que necesitan salir de sus hogares durante varios días para recibir la quimioterapia de forma ambulatoria. A través del doctor vinimos a trabajar como voluntarios a Piñas, pueblo situado en la cordillera de los andes del Ecuador. Es aquí donde nos hemos encontrado con el caso de Yordi, un niño de 5 años diagnosticado de leucemia mielomonocítica juvenil, que necesita ser trasplantado de médula ósea cuanto antes. Durante este tiempo hemos realizado aquí muchas actividades para recaudar fondos y poder traerlo a España, junto a su madre y su hermana, donante compatible, pero es insuficiente. Es por ello que necesitamos de vuestra solidaridad para poder contar con los medios económicos necesarios y enviar a este niño junto a su madre y hermana, donante compatible, a España. Si se trata a tiempo podríamos intentar salvar su vida. Sabemos que son momentos difíciles, y que pasamos por circunstancias delicadas también en nuestro país. Pero si todos aportamos, aunque sea una pequeña cantidad, se pueden hacer grandes cosas. Sobre todo pensando en esos niños a los que aún les quedan muchos sueños por cumplir y que en su camino se ha interpuesto una dura enfermedad. Los libros editados a beneficio de la fundación, obra de Francisco Fernández y Gregorio Sánchez-Romero, que están a la venta en Farmacia Caparrós y la librería situada frente a la puerta principal de Hospital, son buenos ejemplos de que podemos hacer grandes cosas para contribuir con causas justas y solidarias. Y también nos gustaría que continuáramos siendo solidarios con la fundación, porque todos los fondos económicos son utilizados para estos fines, sin que nadie se lucre o malgaste, ya que como mucho de ustedes saben, hasta en la solidaridad de algunas ONGS, tristemente salpica la corrupción. Por otro lado, queríamos hacer un llamamiento a la población para que se haga donante de médula ósea, ya que continúa (siendo difícil encontrar a personas compatibles. Es un proceso sencillo e inocuo, que puede salvar vidas. Si quieren más información pueden contactar con el doctor Antonio Lopez Bermejo, que se encuentra en el Centro de Salud de Caravaca Como dice el dicho, “gota a gota se forma un océano”, por ello os invitamos a formar entre todos un océano para que esos niños puedan “AMAR LA VIDA”, como dice el eslogan del país en el que ahora nos encontramos, conociendo casos duros, como el de Yordi, pero sintiéndonos muy orgullosos de representar la Fundación Española de lucha contra la Leucemia.
Fuente: El Noroeste
Política de Privacidad
Fundación Fell
Fundación Española para la Lucha contra la Leucemia